La detección deportiva

un deporte canino para todos

Los perros “ven” el mundo a través de su olfato. El sentido del olfato de los perros está mucho más desarrollado que el nuestro. Los perros son capaces de detectar nuestra presencia en una habitación semanas después de habernos marchado de allí, son capaces de discriminar muchos más olores que los humanos y son indudablemente capaces de localizar el foco de donde proviene un olor particular.

Los olores son por tanto una de las fuentes de información que más usan los perros a la hora de explorar el mundo. ¿Por qué no utilizar esta capacidad de los perros para divertirnos con ellos y al mismo tiempo educarlos y prepararlos para convivir en nuestra sociedad? Todo esto lo podemos conseguir a través de la práctica de la detección deportiva.

La detección deportiva es un deporte canino que consiste en la localización de determinadas sustancias olorosas escondidas en diferentes escenarios por parte de un binomio o equipo compuesto por un perro y su guía. Este deporte canino constituye una oportunidad única para mejorar el vínculo con nuestro perro a través de una actividad divertida que estimula al perro física y mentalmente, que conecta con sus instintos y que nos hace disfrutar a la vez que educamos y satisfacemos las necesidades básicas de nuestro perro. Además, a diferencia de muchos otros deportes caninos, la detección deportiva se puede practicar con cualquier tipo de perro, ya sea de raza o mestizo. ¡Para practicar la detección deportiva sólo te hacen falta ganas de divertirse y aprender junto a tu perro!

Durante los entrenamientos de detección deportiva se enseña al perro a localizar y marcar la posición de una determinada sustancia olorosa, normalmente un aceite esencial como la salvia, el clavo o el cedro.

El entrenamiento es similar en su base al que se desarrolla con perros de explosivos o de drogas. Sin embargo, los aceites esenciales utilizados en la detección deportiva son inocuos para los perros. Actualmente en España se puede competir en detección deportiva ya sea en las pruebas organizadas por la Federación Española de Perros Detectores (FEPDE) o en la Liga de Perros Detectores . Los reglamentos de ambas competiciones presentan pequeñas diferencias aunque en ambos casos existen tres niveles de dificultad (Grados 1, 2 y 3) y las sustancias se colocan en tres escenarios diferentes en cada caso (búsqueda punto a punto, búsqueda en vehículos y búsqueda en interiores).

La práctica de la detección deportiva ofrece muchos beneficios para el perro. Una de las razones por las que los perros desarrollan conductas indeseadas hoy en día es porque no tiene cubiertas sus necesidades básicas de ejercicio mental y físico. La detección deportiva es el complemento ideal a una buena rutina de paseos y una educación básica para hacer de nuestro perro un animal equilibrado, satisfecho y adaptado a nuestro entorno. La práctica de la detección puede ayudar a mejorar problemas de miedos y agresividad aportando seguridad y capacidad de concentración a los perros. Y sobretodo la detección te ofrece la oportunidad de divertirte con tu perro tanto dentro como fuera de la pista de entrenamiento.